¿La droga legal más adictiva y peligrosa?

Lo que tiene en mente la ‘ciencia’ impulsada por las corporaciones para el futuro de la humanidad es muy diferente del paisaje de ensueño utópico que ha sido retratado por los medios de comunicación… Escuchando a los medios de comunicación manejados por las corporaciones, la ciencia siempre es ‘buena’ para la humanidad… Al estar siendo la industria alimentaria cada vez más invadida por la ciencia basura, se incrementarán los esfuerzos para ocultar todos los ingredientes químicos en los productos alimenticios y cambiar el nombre de los productos químicos que suenen peligrosos por nombres que suenen a buenos productos químicos…

No es la televisión. No. Tampoco es la azúcar refinada, ni el alcohol (o sí en parte), ni el cigarrillo (y menos el tabaco). Y mucho menos el café o el mate. No. ¡Es el Glutamato de Sodio!, o glutamato monosódico, “una substancia química que se le ha agregado indiscriminadamente en los alimentos procesados sin la debida reglamentación ni estudios que avale su seguridad” (Alexander Backman). El glutamato monosódico es una excitotoxina y es neurotóxica (excita y mata neuronas), tiene todas las características de una droga dura (es altamente adictiva, es degenerativa y estupidizante, y puede ser mortal), es totalmente legal, fue descubierta por los japoneses a principios del siglo XX, y es primeramente hoy día, el producto “responsable” de las adicciones indiscriminadas a comidas envasadas, desde sopas y salsas a galletas, purés instantáneos y papas fritas envasadas, dulces y golosinas, y también al pollo, a bebidas frutales, bebidas saborizadas, cervezas, lácteos (incluso quesos) y leche en polvo, etc. Y en segundo lugar es responsable de casos masivos de obesidad, fatiga crónica, depresión, ansiedad, desordenes del comportamiento, desordenes de aprendizaje y de la memoria, epilepsia, esquizofrenia, esterilidad, y cáncer, en todo el mundo.

“Lo que tiene en mente la ‘ciencia’ impulsada por las corporaciones para el futuro de la humanidad es muy diferente del paisaje de ensueño utópico que ha sido retratado por los medios de comunicación… Escuchando a los medios de comunicación manejados por las corporaciones, la ciencia siempre es ‘buena’ para la humanidad… Al estar siendo la industria alimentaria cada vez más invadida por la ciencia basura, se incrementarán los esfuerzos para ocultar todos los ingredientes químicos en los productos alimenticios y cambiar el nombre de los productos químicos que suenen peligrosos por nombres que suenen a buenos productos químicos… La Asociación de Refinadores de Maíz ya está tratando de cambiar el nombre del ‘jarabe de maíz de alta fructosa’ a ‘azúcar de maíz’. El Aspartame va a ser ahora llamado ‘AminoSweet’, y GMS, ha estado renombrando cosas como ‘extracto de levadura’ o ‘polvo Torula de Levadura’… Pero se va a poner mucho peor cuando la ciencia fraudulenta acelere los engaños de la industria alimentaria. Espere a ver cómo los conservantes como ‘benzoato de sodio’ cambian su nombre por cosas como, ‘cristales de frescura’. O los ‘colores artificiales’ podrían ser descritos como ‘Fortificado con colores bonitos’… Por encima de todo, la industria alimentaria quiere ocultar de dónde provienen sus alimentos, cómo se hacen, y lo que hay en ellos, porque esas tres categorías son malas noticias para su salud.” – Mike Adams

“También nos ponen en peligro programas de educación sanitaria apoyados por el estado, que en vez de proporcionar una información precisa son una insondable fuente de engaño e información errónea. Desde luego, el estado ha sido siempre una fuente de grave peligro para su propio pueblo, al que tradicionalmente mutila y mata en guerras.” – Thomas Szasz

“Nos han envenenado con goteador, y de esto la historia ha de juzgar.” – Manolo Cuadra

“ver poca y mala alimentación que enferma a la gente ¿es estar sano?” – Guillermo De Pósfay

“Ocasionalmente tienes que darle crédito a los teóricos de la conspiración, quienes plantean cuestiones que las corporaciones mediáticas han ignorado.” – James McConnachie

¿Dónde está el veneno?

El venenoso ácido glutámico es muy barato y se le añade a casi todo lo que (mal)comemos o picoteamos a diario: “dulces, goma de mascar (chicles), condimentos, sazonadores, salsa catsup, salsa inglesa, salsa de soya, todas las otras salsas, gelatinas, extractos de levadura, caseinato de calcio, sopas, bebidas de frutas, refrescos y sodas, cerveza, gluten de maíz, casi todas las botanitas (papas adobadas, etc.), tofu, leche de soya, leche industrializada, leche baja en grasas, quesos (particularmente en el queso parmesano)”, y además aparece en nuestra higiene y salud diaria, en “jabones, champúes, acondicionadores de cabello, cosméticos, medicamentos, vacuna para la viruela, etc. En la actualidad, el MSG se añade a casi todos alimentos producidos industrialmente, incluso a los alimentos para niños” (Nasif Nahle).

¿Qué provoca?

El glutamato destruye nuestras neuronas y provoca desórdenes mentales, tales como autismo, depresión nerviosa, ansiedad, Alzheimer, esquizofrenia, y tendencias suicidas. Y también fatiga crónica, náusea, vómito, diarrea, dolor de cabeza, taquicardia, asma, nubosidad cerebral, vértigos, desmayos, y entumecimiento en la garganta y la lengua.

El glutamato provoca además obesidad, y “enfermedades cardíacas, arterosclerosis, tensión arterial alta”, artritis reumatoide, apendicitis, diabetes, esterilidad y hasta cáncer (Backman, Melendez Díaz).

“La Sociedad de Neurociencia ha establecido que indudablemente los Glutamatos, en las dosis encontradas en los productos, dañan al hipotálamo, parte del cerebro esencial tanto para la memoria, como el aprendizaje”, advierte por otra parte Nahle.

¿Qué es exactamente el glutamato de sodio?

El Glutamato, dice Backman “como el aspartame, son una forma de excito-toxina. Las Excitotoxinas son los productos químicos que excitan a las neuronas, haciendo que se disparen rápidamente, y después mueren repentinamente… El GSM trabaja magnificando el sabor del alimento estimulando las células en el cerebro y la lengua”.

Un poco sobre su historia

En 1907, el químico Kikunae Ikeda, en la Universidad Imperial de Tokio, aisló el ácido glutámico del kombu, un alga que se usa mucho en la cocina japonesa tradicional, y lo llamó “umami”.

Esta droga química para resaltar los sabores, dicen “fue agregado por primera vez a los alimentos después de la Segunda Guerra Mundial y ha sido agregado desde entonces dramáticamente por la industria alimentaria en concentraciones cada vez mayores” (Backman).

En los años 60, cuenta Agnés Melendez Díaz, “se popularizó un sazonador de marca AJINOMOTO, que se usaba como sal en todos los alimentos. Fue retirado del mercado al descubrir que era altamente CANCERÍGENO. Era glutamato monosódico puro. Entonces, los industriales lo empezaron a usar combinado con otros aditivos para sazonar los alimentos industrializados”. Sabemos entonces que desde por lo menos 1978, se conoce su nocividad en el cerebro y su potencialidad cancerígena: “Por lo tanto, hace años que se sabe que este aditivo perjudica nuestra salud, pero por intereses económicos se nos esconde la verdad y se continúa usando para hacer que nos volvamos adictos a una serie de alimentos que generalmente suelen tener un elevado valor calórico, induciendo un aumento cada vez mayor de obesos”.

Hace unos pocos años, John Erb, desde la Universidad de Waterloo, escribió su libro El Lento Envenenamiento de América, denunciando algunos de los males del glutamato monosódico, desde el Imperio del Norte.

Hoy en día, en medio de esta Cuarta Guerra Mundial que también incluye una guerra en nuestros estómagos (nuestro segundo cerebro), este tóxico veneno adictivo (que liquida directamente nuestras neuronas del “primer” cerebro) está en casi todo lo que el mercado alimenticio capitalista del Nuevo Orden Mundial, nos ofrece para supuestamente, beneficiarnos. Pensemos y partamos de que ya está en la leche que compramos en el supermercado, con la que alimentamos a nuestros hijos e hijas. Y esto, como vimos, ya lleva por lo menos 50 años de estar sucediendo.

El glutamato es entonces “una droga química que nunca debió haberse puesto en las cadenas de suministro de alimentos. Pero, por algo está ahí. La única respuesta es que ellos, la Elite Mundial, lo saben y quieren envenenar a la mayor cantidad de personas posibles, especialmente niños y ancianos”, agrega Backman en una clara conclusión conspiranoica.

Otros nombres del mismo veneno…

Son: GSM o GMS, aromatizante, potenciador del sabor, Accent, Aginomoto, Suavizante Natural de Carnes, Caseinato de calcio de gelatina, Proteína vegetal hidrolizada, Proteína Texturizada, Glutamato monopotásico, Fitoproteína hidrolizada (HPP), Extracto de levadura, Glutamato, Fitoproteína Autorizada, Alimento o alimento de levadura, Ácido glutámico, Caseinato de sodio, Levadura Autorizada, Extracto de proteína vegetal, Senomyx (extracto de trigo etiquetado como saborizante artificial), Caldo en Polvo (Knorr), Condimentación o Saborizante natural (V8 Splash de Campbell´s), Concentrado o aislante de proteína, Maltodextrina (Power Ade), y Malta de cebada, entre muchos otros, o con la letra E y tres números: E620, E621, E622, E623, E624, E625,E627, E631, o E635, según informan distintos investigadores. Aunque a veces también ni siquiera lo incluyen en las etiquetas, como no incluyen los tóxicos químicos que las tabacaleras les ponen a los cigarrillos industriales.

Fútbol & Campañas publicitarias neurotóxicas

Sabemos de las alianzas siniestras que han tenido el fútbol y otros deportes con las dictaduras genocidas, que nos remontan al imperialista slogan romano de “Pan y Circo” de hace más de dos siglos: en el siglo XX y durante la 2da. Guerra Mundial, el Nazismo ha usado los deportes para tapar sus políticas racistas y genocidas; y en nuestro país, Argentina, durante la 3ra. Guerra Mundial y la última dictadura militar, Videla, Massera, y sus muchachos del Proceso usaron el mundial de fútbol y a Kempes, Passarella, etc., para tapar un genocidio y toda una persecución física e ideológica, con secuestros, torturas, y lavados de cerebro incluidos.

Y hoy en día en medio de la 4ta. Guerra Mundial, encontramos a futbolistas y gente del fútbol, como el popular jugador Juan Román Riquelme, en una paradoja de donde se supone que el deporte es salud, incentivando publicitariamente en la TV y en afiches callejeros, al consumo de drogas duras sumamente adictivas y tóxicas, como el glutamato monosódico y el aspartame, en las papas fritas Lays y en la Pepsi, por ejemplo (con esta empresa de gaseosas adictivas peligrosas también trabajó el más popular futbolista del momento: Lionel Messi). En la propaganda de Pepsi-Lays, el jugador Riquelme decía que “está feliz”, y se lo veía sonriendo, en un mensaje subliminal (quizás planeado por los publicistas de turno) de drogas legales + consumo adictivo = alegría y saciedad del drogadicto.

Algunas marcas responsables

Sabemos en parte el nombre del producto, y sabemos algunos de quienes lo usan. Va una lista de algunas marcas: Lays (papas fritas), Campbell´s (sopas), Knorr (caldos), Doritos, Kraft (aderezos), Heinz (salsas), Maggi (puré, sopas), Arcor (galletitas), Nestlé, entre otras.

Negocios restaurantes como McDonalds, Burger King, Kentucky Fried Chicken, y otros locales de comida chatarra usan también el venenoso glutamato en exceso.

Marcas de endulzantes artificiales como NutraSweet tienen aspartame, y también Pepsi y Coca Cola usan la misma droga para endulzar sus bebidas Light.

Otros venenos tóxicos alimenticios para nuestros niños

“Sin darnos cuenta, ingresamos a nuestro organismo tóxicos en calidad de conservantes, saborizantes, aromatizantes, acidulantes, colorantes y edulcorantes”, dice Lida Mariana Puche.

Ya mencionamos a otra excitotoxina cancerígena como el aspartame, aspartamo o E-951 (incluido en jugos, gaseosas, refrescos y chicles), que produce dolores de cabeza, pérdida de la memoria, cambios del humor, artritis, esclerosis múltiple, depresión, Parkinson, diabetes, etc., y fue creado por la empresa Monsanto (que no sólo contamina la tierra, alimentos y cuerpos, sino también la política, como salió a la luz con su influencia en el reciente golpe de estado en Paraguay, el mes pasado); y agregamos también al acelsufamo (también en dulces y gaseosas); la lecitina de soja (presente en chocolates y otros alimentos) que en exceso provoca cáncer; conservantes como el Benzoato de Sodio o E211, (en jugos, gaseosas, ensaladas de fruta, postres, etc.) que puede producir asma, cáncer y epilepsia; el Anhídrido Sulfuroso o E220, Sulfato de Sodio o E221, Disulfitos de sodio, potasio o calcio o E223, E224, E225 “que provocan irritaciones del tubo digestivo, inactivan la vitamina B1, provocan dolores de cabeza y vómitos” (en cervezas, sidras, vinos y jugos); y los Nitritos y Nitratos de sodio y potasio o E249, E251 y E252: “potenciales destructores de los glóbulos rojos, posibles generadores de accidentes vasculares y con efectos cancerígenos” (en embutidos); saborizantes como el Acetato de Amilo (se lo incluye desde en líquidos para lustrar pisos a lácteos y golosinas), el Butil aldehido (saborizante, y a la vez disolvente de caucho), el Ácido fosfórico (incluido en las gaseosas cola, es un poderoso corrosivo del calcio), el piperonal (es además de saborizante, ¡piojicida!); colorantes como la Tartrazina o E-102, que puede producir desde ansiedad y dolores de cabeza, a hemorragias internas y úlceras gástricas; el Amaranto o E-123, (en helados, mermeladas, yogures, vinos, caviar), es cancerígeno y en algunos países como EE.UU. está prohibido; el Amarillo anaranjado o E-110 (en jugos, helados, caramelos, postres) provoca alergias y trastornos de comportamiento en los niños; y los ácidos grasos “trans” y aceites hidrogenados, presentes en gran cantidad de alimentos envasados, y que son “peligrosos” para el corazón y las arterias, ya que están involucrados en el aumento de las enfermedades cardiovasculares, y son llamados “asesinos silenciosos” por distintas investigaciones de la salud nutricional: incluso la OMS (Organización Mundial de la Salud), se manifestó contra ellos en el año 2005, y abogó por eliminarlos de nuestra dieta.

Y los que consumimos miel también sabemos que a veces encontramos la miel mezclada con jarabe de maíz, y este mismo jarabe es “hallado en la mayoría de los alimentos infantiles procesado y comida chatarra”, y en aguas saborizadas y gaseosas, y produce diabetes y obesidad. Y recientemente “le han cambiado el nombre a azúcares en las etiquetas en vez de decirnos que son los componentes mortales de estas azúcares” que provocaron “una epidemia de cáncer infantil en México y demás países inframundistas”, denuncia Backman.

En fin, estos son sólo algunos, porque hay muchos más venenos en nuestra dieta diaria y la de nuestros hijos: nuestra alimentación está cada vez más plagada de transgénicos, lo cual develan los informes médicos también es nocivo para nuestra salud, ya que alteran y debilitan nuestros organismos y sistemas inmunológicos (Arpand Pusztai): a la vez de que el cultivo masivo de transgénicos (manejado casi en sus totalidad por la empresa Monsanto) produce “la destrucción de los bosques nativos, el desalojo de indígenas, campesinos y trabajadores rurales, un aumento del uso de herbicidas y una grave sustitución de la producción de alimentos para consumo local” según un informe de Greenpeace.

Y mientras en nuestro país la presidenta Cristina Fernández se reúne y firma acuerdos transgénicos nonsanctos con Monsanto, precisamente en Chile actualmente hay una campaña popular de organizaciones sociales llamada “Yo no quiero transgénicos en Chile”, como dice el diario trasandino El Cuidadano, con denuncias y movilizaciones ciudadanas, donde se exige al gobierno de Pineda, dé salida a la ley sobre el etiquetado de alimentos y el análisis toxicológico de transgénicos, velando sobre todo por la salud de los más pequeños, nuestros hijos.

El círculo vicioso sistemático de las drogas legales adictivas

Desde muy pequeños, desde que somos bebés, el sistema dominante alimentario nos droga con glutamato monosódico y otras exitotoxinas desde los lácteos, sopas, golosinas, azúcares, etc.: que nos estupidizan, nos deprimen, nos alienan, o nos ponen ansiosos, desordenan nuestro cerebro y nuestro aprendizaje, y estimulan nuestro comportamiento adictivo, nos engordan, a la vez que nos debilitan físicamente con alimentos transgénicos, para mandarnos después al psicólogo o psiquiatra, o al nutricionista (“la intromisión terapéutica conlleva una degradación de la persona”, recuerda Szasz), y drogarnos con ansiolíticos, antidepresivos, etc., y a otros profesionales de la salud para terminar totalmente debilitados y dependientes y adictos al sistema médico y sus drogas legales. Sí, nos llenan de drogas venenosas legales, desde la cuna hasta el cáncer, la esquizofrenia y la tumba. Con el moño de la legalidad, la ciencia, el delantal y la salud. Todo en paquetitos y envoltorios brillantes, o botellitas de colores bonitos, llenos de sabores “ricos”, en todos los kioscos, supermercados, farmacias, ciudades del mundo. Envueltos para regalo: un regalo con sorpresas del Nuevo Orden Mundial, que busca terminar de imponer su “dictadura global fascista imperial” (Daniel Estulin), nada más y nada menos que “a costa del bienestar de la población mundial” (Marcelo Torres). http://www.ecoportal.net

Algunas Fuentes:

EL GLUTAMATO MONOSÓDICO (GMS), un Veneno Adictivo, Alexander Backman
El Glutamato Monosódico (MSG) causa Desórdenes Mentales, Nasif Nahle
Glutamato monosódico: VENENO en los sobres de sopa, Agnés Melendez Díaz
Venenos Comestibles, Lida Mariana Puche
Nuevo Encuentro de los Bilderberg, El Club de los ricos y poderosos, Marcelo Torres

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s